La apertura de estos toldos la realiza la fuerza de los brazos extensibles (también llamados invisibles), que se proyectan desde la pared soportando la lona con la pendiente oportuna en cada caso.

En los toldos SIN COFRE tanto el mecanismo como la lona quedan al aire libre con soportes independientes y con posibilidad de brazos cruzados para conseguir mayor salida con una menor línea en pared.

Disponibles en cualquier color de la carta RAL.

Accionamientos manuales y motorizados.

Algunos trabajos realizados
con toldos sin cofre